Press "Enter" to skip to content

Presentación

“Vivir en el amor por el hacer y dejar vivir en la comprensión de la voluntad ajena es la máxima básica del ser humano libre“
(R. Steiner)

 

Uno de los fines y objetivos de la política educativa nacional es:

“Brindar a las personas con discapacidades, temporales o permanentes, una propuesta pedagógica que les permita el máximo desarrollo de sus posibilidades, la integración y el pleno ejercicio de sus derechos”.

Las escuelas Waldorf, desde sus inicios, reciben niños y jóvenes con necesidades anímicas especiales (personas con discapacidad).

Dada la necesidad de compartir experiencias, inquietudes y la búsqueda de estrategias para el abordaje de los niños y jóvenes especiales, surge el impulso, por parte de los integrantes de los equipos terapéuticos de las escuelas Waldorf de Buenos Aires, de reunirse en forma mensual desde el año 2006. A partir de ese momento se generaron encuentros y jornadas de trabajo interdisciplinario que ayudaron a tender puentes entre médicos, pedagogos curativos, docentes y terapeutas. Nace así el interés de formar grupos de estudio en Buenos Aires y otros puntos del país y también el pedido de una formación, que tenga como base la concepción del hombre basada en la Antroposofía y los fundamentos de la Pedagogía Curativa.

Varios Integrantes de los Equipos terapéuticos de Escuelas Waldorf  se reúnen para comenzar a plasmar los lineamientos de una formación, que tuvo su inicio el 10 de agosto de 2011.

La primera promoción inició en 2011 y recibió su certificación en diciembre de 2015.

Durante los años 2013, 2014, 2016 y 2017 se iniciaron grupos de formación.

La formación de Pedagogía Curativa y Terapia Social Cruz del Sur participa desde el año 2011 de la Conferencia internacional de formadores de Pedagogía Curativa y Terapia Social que se realizan en Kassel, Alemania y ha sido certificada en abril de 2015 por dicho grupo de certificación con el aval de la Sección Medica Goetheanum. Requisitos.

Requisitos para la certificación:

  • Poseer título habilitante en salud o educación o comprometerse a obtenerlo para certificar.
  • Tener conocimientos previos de antroposofía.
  • Cumplir durante la cursada con el compromiso propuesto para cada sede.